Una gestión que conciba la ayuda ante las emergencias y la necesidad como una responsabilidad y un deber que debe ser cumplido respetando y resguardando la dignidad de las personas y favoreciendo el desarrollo de sus capacidades de modo claro y transparente erradicando definitivamente el clientelismo y la arbitrariedad.