Es necesario una gestión que desarrolle nuevas formas de participación, que mantenga un vínculo cotidiano de comunicación entre los ciudadanos, sus entidades representativas, los concejales y los funcionarios municipales.

Se trata de planificar, elaborar proyectos y tomar decisiones sobre la base de los auténticos requerimientos de los vecinos.