Soy Mario Serrano, nací en la localidad de Rafael Calzada el 24 de abril de 1973, comerciante de ocupación y militante político por convicción.

Construimos este proyecto político para comenzar con una nueva etapa de construcción y organización.

Estamos seguros de las políticas que queremos implementar en nuestro municipio, basadas en la justicia social, en la igualdad, en la equidad y en la inclusión, con mayor empleo, con más seguridad y  posibilidades para todos.

Queremos realizar obras que perduren en el transcurso del tiempo y se puedan disfrutar de generación en generación.

Trabajaremos fuertemente para erradicar la mortalidad infantil y la desnutrición que crece día a día. Recuperar la esencia de un ideal como base de acción política es el objetivo que nos guía.

En esta búsqueda del destino común, se afianza la identidad de una idea, de una trayectoria, de un espíritu renovador que surge desde los propios cimientos de nuestro proyecto.

Ello significa la necesidad permanente de actuar en el terreno de la política, necesidad más justificada aun en nuestros tiempos y en nuestra patria, en que la política en sentido amplio es el cauce natural para solucionar los problemas temporarios de la comunidad.

Estamos convencidos de la urgencia de instaurar una política nutrida ante todo en los valores espirituales, fundada en la buena voluntad cívica y vivificada por la libertad y la justicia, una política de unión a los fines supremos y de tolerancia en la diversidad de los medios honestos, con terminante exclusión de la violencia, en fin una política que merezca ser llamada ciencia, arte y virtud del bien común.

 

Soy Mario Serrano, nací en la localidad de Rafael Calzada el 24 de abril de 1973, comerciante de ocupación y militante político por convicción.

Construimos este proyecto político para comenzar con una nueva etapa que comienza de construcción y organización.

Estamos seguros de las políticas que queremos implementar en nuestro municipio, basadas en la justicia social, en la igualdad, en la equidad y en la inclusión, con mayor empleo, con más seguridad y  posibilidades para todos.

Queremos realizar obras que perduren en el transcurso del tiempo y se puedan disfrutar de generación en generación.

Trabajaremos fuertemente para erradicar la mortalidad infantil y la desnutrición que crece día a día. Recuperar la esencia de un ideal como base de acción política es el objetivo que nos guía.

En esta búsqueda del destino común, se afianza la identidad de una idea, de una trayectoria, de un espíritu renovador que surge desde los propios cimientos de nuestro proyecto.

Ello significa la necesidad permanente de actuar en el terreno de la política, necesidad más justificada aun en nuestros tiempos y en nuestra patria, en que la política en sentido amplio es el cauce natural para solucionar los problemas temporarios de la comunidad.

Estamos convencidos de la urgencia de instaurar una política nutrida ante todo en los valores espirituales, fundada en la buena voluntad cívica y vivificada por la libertad y la justicia, una política de unión a los fines supremos y de tolerancia en la diversidad de los medios honestos, con terminante exclusión de la violencia, en fin una política que merezca ser llamada ciencia, arte y virtud del bien común.